Probablemente la mayor novedad de Enemigos ancestrales es la aparición de Tzabekh, el mundo de los khelianos. Esta raza humanoide tiene su propia historia que se irá desarrollando en artículos en la sección de Universo, pero las cartas de Enemigos ancestrales nos muestran esta civilización tras la guerra de Khelus, que los hizo abandonar sus vidas pacíficas.

En un artículo anterior vimos varias de las cartas de Al-Tuban de Enemigos ancestrales que controlan a nuestro oponente obligándolo a descartar de su mano, negándole así recursos. Veamos ahora qué hacer cuando nuestro oponente escapa a nuestro control y logra jugar sus cartas. Una primera aproximación es controlar lo que puede hacer con sus seres. Teniendo una Dracaenis mimética de nuestro lado, nuestro oponente tendrá que pensar dos veces antes de atacarnos, ya que la Dracaenis al enfrentar a un ser copiará su valor de ataque.

Comenzaremos a analizar hoy la estrategia de Al-Tuban con las nuevas cartas de Enemigos ancestrales, para luego proponer un mazo simple que aproveche este perfil. Si repasamos el adelanto de Al-Tuban en la primera edición de Vortium, podemos encontrar descarte (Apretón mental, Mercenario de aukún), auto-sacrificio y control de mesa (Detonación magmática, Neófito sensitivo) y aprovechamiento de las situaciones creadas (Oportunista furtivo y Dracaenis relámpago).

Hace un tiempo publicábamos un artículo donde proponíamos un mazo principalmente Shyr que permitía una estrategia distinta agregando algunas de las cartas de Al-Tuban que salieron en la 1ra edición de Vortium. Con la reciente salida a la venta de Enemigos ancestrales, Al-Tuban entrará al metagame con mucha fuerza. Hoy analizamos un mazo que es una actualización de aquel mazo con Shyr, para poder aprovechar nuestras primeras cartas de Enemigos ancestrales.

En esta entrega vamos a ver el mazo de Ariel Alonzo, quien está invicto en los torneos de Dima Games. 

Compendio galáctico

Curiosidades

Carta de la semana

Descargas