Mientras transcurría la controlada retirada de los draconianos, los vidianos se esforzaban en revertir el proceso de deterioro de Khelus, confirmando que ya no podía mantener a toda la civilización kheliana. Las inmensas naves vidianas comenzaron entonces la migración, ciudad tras ciudad, hacia un nuevo mundo.

Aquel magnifico evento cósmico, que introdujo todo un sistema planetario en la galaxia fue denominado, con el paso de los siglos, como la “Revelación de Nishtya”. Los nuevos y extraños planetas estaban habitados por seres de una civilización exótica y de avanzada. Ellos habían atravesado una distancia inimaginable con el objetivo de detener la tremenda guerra iniciada por los draconianos. Ellos habían sido enviados por un grupo de seres poderosos, al cual denominaban como “La Hermandad”.

Tras la masacre de Nila y Kale, los draconianos tomaron el control sobre Khelus, y fue rápidamente disuelta La Asamblea, que hasta entonces era el principal órgano de gobierno kheliano. Distintos emisarios draconianos se dividieron territorialmente el planeta, con un propósito que los obsesionaba: el aukún.

Khelus era un planeta imponente, ubicado en uno de los diversos sistemas que poblaban un pequeño cúmulo de estrellas. La llegada de los draconianos a Khelus fue distinta de otros mundos que ya habían conquistado. Los khelianos parecían sofisticados y poseedores de una tecnología avanzada y misteriosa, por lo que en lugar de llegar y someterlos, prefirieron tomarse un tiempo para estudiarlos bien. El Imperio seleccionó un comité de avanzada con miembros más hábiles que agresivos, convirtiéndolos en los primeros embajadores de Al-Tuban en otro mundo.

Enigmáticamente como habían llegado, los Eternos desaparecieron, dejando a los draconianos a merced de su carácter tiránico. Su último aporte fue tecnología terramórfica que les permitió transformar algunas colonias en lugares similares a Al-Tuban que soportaban la vida draconiana.

InicioAnterior123SiguienteFinal
Página 1 de 3

Compendio Galáctico

Compendio galáctico

Curiosidades

Carta de la semana

Descargas