Atlantis, maestros del control

Atlantis, maestros del control

Hace mucho tiempo, un grupo de naves procedentes de una región desconocida del Universo establecieron una colonia en un planeta cubierto casi en su totalidad de agua, al que llamaron Atlantis. Allí, los colonizadores estelares construyeron ciudades y aprovecharon la poca tierra disponible para recrear su sistema natal, dando espacio a plantas y animales que viajaron con ellos en las naves colonia.

 Años de evolución transformaron a estos colonos en criaturas anfibias, totalmente empatizadas con el medio acuático, y sus costumbres terminaron por modificar incluso su anatomía. Algunos historiadores incluso tomaron nota de la rapidez con la que estas mutaciones aparecieron en los atlantes, y hasta algunos se animaron a soslayar que los Eternos podrían haber tenido algo que ver en el asunto.

Señores de la austeridad

Austeros, reservados y de fuerte determinación, los atlantes pueden ser muy agresivos si se los provoca. No son festivos ni dados a los acontecimientos sociales, y su cultura tiene una fuerte conciencia ambiental, buscando evitar cualquier desequilibrio natural en su planeta o prevenir una sobre explotación de los recursos naturales, que podría empujarlos hacia la extinción.

Existe en cada ciudad un Concilio de Ancianos, encargado de resguardar la historia y las tradiciones de los atlantes. Son de conceptos férreos, poco amigos de la innovación y sus principales representantes están fuertemente anclados en estos conocimientos a la hora de tomar decisiones de gobierno.BVDL 0039

No forman familias y su interrelación es circunstancial, con fines puramente reproductivos. Y en relación a su actividad natural, los atlantes dedican gran parte de su tiempo al cuidado y cría de especies acuáticas. Aquí también se expresa su poca amistad con los cambios, ya que son una especie muy sensible a los cambios ambientales, y por ello han desarrollado fuentes de energía limpia y renovable, aprovechando la fuerza de las mareas y los volcanes, alcanzando un equilibrio que les permite vivir de forma auto sustentable y en armonía con su entorno.

Cristales en lo profundo

Durante siglos, los diferentes pueblos atlantes han explotado las propiedades de una serie de cristales minerales que extraen de las profundidades oceánicas. Estos minerales se forman a partir de restos de organismos y son utilizados como sostén de almacenamiento de energía limpia.BVDL 0070

Han descubierto allí derivados del silicio, lo que les permiten canalizar sus ondas cerebrales; e incluso desarrollaron una interfaz mental-cristalina que les facilita controlar dispositivos a distancia.

Si bien como raza tratan de mantenerse aislados de otras especies, algunos contactos bélicos los han llevado a formar un potente ejército, que utiliza armas y armaduras creadas a partir de restos de organismos marinos. También poseen armas cortas para el combate cuerpo a cuerpo, y armas sónicas que ofrecen menos impacto ambiental en su entorno.

Sus naves fueron desarrolladas para el desplazamiento en un medio acuático, y posteriormente se adaptaron a los espacios interplanetarios, modificando las originales naves colonia en nuevos desarrollos, más eficientes y cercanos a su cultura.FROD 0124

Las naves insignia cuentan con capas de material cristalino que las hace ver traslúcidas, brindando un excelente camuflaje en batallas interestelares. Las naves de mayor tamaño suelen utilizarse como transporte comercial, y pueden ser adaptadas para intervenir en conflictos, de ser necesario. Sus motores son iónicos, alimentados por la combinación de cristales acumulados de materiales exóticos bioregenerativos, y para la defensa utilizan campos de resonancia armónica generados alrededor de las naves, lo que les permiten interferir con las armas de energía enemigas, disipando sus efectos sobre el casco.

Megaestructuras estelares

Las gigantescas naves colonia que les permitieron la migración desde otro sistema estelar hacia Atlantis, aún se encuentran en órbita alrededor del planeta, aunque una de ellas desapareció sin dejar rastros, lo que ha dado origen a innumerables leyendas y especulaciones entre los atlantes.
BVDL 0037

Cabe recordar que el planeta mismo está cubierto en un 90% por agua, y el resto está formado por pequeñas islas, muy aisladas entre sí, que viven bajo un clima tropical y ha ayudado a la generación de una densa vegetación.

Los océanos rebosan de vida. En las aguas podemos encontrar organismos microscópicos, grandes cardúmenes de peces, imponentes seres similares a tiburones y ballenas, y criaturas aún más fantásticas, como los legendarios Krakens.

Otras de las especies que pueblan los océanos de Atlantis son los aquálidos: humanoides inteligentes y exclusivamente acuáticos, cuyas extremidades posteriores han sido reemplazadas por una aleta caudal.GPON 0141

Los aquálidos no se han enfocado en el desarrollo tecnológico y no parecen estar interesados en absoluto en los viajes interestelares, pero viven en paz con los atlantes, comerciando e interactuando con los colonizadores de manera pacífica y civilizada. Teniendo en cuenta el poco tiempo transcurrido desde la llegada de los humanoides a Atlantis, se podría pensar que la efectiva adaptación de estos seres a dos ambientes diferentes estuvo influenciada por los Eternos.

Compendio Galáctico

Compendio galáctico

Curiosidades

Carta de la semana

Descargas